Tutoría de proyectos fotográficos

Tener el apoyo de un mentor que te ayude a tomar decisiones en momentos de bloqueo, a profundizar en facetas que escapen a tu conocimiento o a descubrir el trabajo de otros autores, es una fórmula ideal para acometer la realización de un proyecto fotográfico personal.

 
 

Introducción

El programa tiene una duración total de 6 meses. Cada mes se realiza una serie de tutorías colectivas a un grupo no mayor de 12 personas. La ronda de tutorías se distribuye a lo largo de tres sesiones de tres horas cada una y tiene lugar en una misma semana.

Cada mes se le presta especial atención a un leitmotiv diferente que está directamente relacionado con las diferentes etapas por las que es necesario pasar para realizar un proyecto fotográfico en profundidad: el concepto, el momento del click, el procesado, la edición, la presentación y la distribución.

El tiempo de las tutorías se reparte entre el visionado del trabajo de los participantes, la realización de ejercicios que están relacionados con la temática del mes y el análisis del trabajo de fotógrafos de renombre que abordan la idea de proyecto fotográfico desde diferentes ópticas.

Independientemente del hecho de que cada mes las sesiones giren entorno a una fase en concreto, se trabaja en los proyectos de forma global, no importando si unos están más o menos adelantados.

Estructura

Cada una de las seis tutorías tiene como leitmotiv una de las fases que componen la creación de un proyecto fotográfico, a saber:

El concepto

¿Dónde encontrar la inspiración? ¿Qué me mueve a fotografiar? ¿Cuánto de mi mismo estoy dispuesto a mostrar en mi trabajo? ¿Fotografiar temas cercanos o lejanos? ¿Desde qué punto de vista? Preguntas como estas y muchas otras se amontonan en la cabeza de quien se enfrenta a la creación de un proyecto fotográfico. En esta parte del programa intentaremos darles respuesta.

Una vez contemos con un concepto de proyecto que nos llene, llega el momento de contrastar qué se ha hecho hasta la fecha en relación al tema elegido, y no solo desde un punto de vista fotográfico.

El momento del click

Independientemente del tipo de proyecto que se quiera realizar, es necesario organizar nuestros recursos materiales, temporales y económicos para optimizar el trabajo que está por hacer; es decir, definir un plan. Pero contar con un plan no debe reprimir nuestra capacidad de fluir; tan importante es una cosa como la otra. En el momento de tomar las fotografías es importante dejarnos llevar por el instinto.

En esta fase del programa, además de trazar ese plan que nos va a servir de hoja de ruta para alcanzar nuestro objetivo, hablamos de cómo sacarle el máximo provecho a nuestro instinto y sobre la importancia que tiene el lenguaje visual que usamos en el momento de tomar las fotografías que van a formar parte de nuestro proyecto. El estilo que usemos debe reforzar el mensaje que queramos transmitir.

El procesado

Una fotografía no se termina cuando se hace click, más bien comienza. Al igual que el estilo a la hora de tomar las fotografías es crucial, el procesado de las mismas es igualmente crítico.

En estas sesiones nos centramos en la necesidad de realizar un procesado acorde con el proyecto y entendemos cómo hacer para que la toma de las fotos y su procesamiento vayan de la mano.

La edición

Llegamos a una de las fases más complejas en el desarrollo de un proyecto fotográfico; la selección de las imágenes que formarán parte de la serie final, la relación que tendrán entre sí y su secuenciación. Gracias al trabajo que se realice en este punto la serie podrá ser comprensible y ganar en fuerza.

En este punto trabajamos para lograr objetividad en nuestra selección y aprendemos características avanzadas del lenguaje visual que nos ayudan a hacer que nuestras series ganen sentido y ritmo.

La presentación

Es el momento de dignificar el trabajo realizado materializándolo en una pieza terminada, ya bien sea física o digital.

Existen infinidad de variables a considerar; como puede ser el tipo de soporte, el papel, el tamaño, el coste de producción, etc. Encontrar el equilibrio entre todos estos factores no es fácil, pero tampoco imposible.

La distribución

Por último, llega la hora de compartir nuestra obra con otras personas y hacerles recapacitar, sentir… Es necesario para ello entender con qué vías de distribución contamos para hacer público nuestra trabajo.

El que se relegue este tema al final del programa no significa que tenga menor importancia. De hecho se trata de un factor a tener en cuenta casi desde el momento de la idea.

A quién va orientado

Este programa va dirigido a personas que ya cuentan con conocimientos técnicos en fotografía y que están interesados en desarrollar un lenguaje de autor por medio de la creación de proyectos personales.

¿Te interesa?

¿Quieres que te avise cuándo tendrá lugar la próxima edición de este programa? ¿Te gustaría plantearme de la posibilidad de organizar uno? ¡Hagamos que ocurra!

Nombre *
Nombre
 
EN
ES